31 marzo 2016

Cookies de margarina

Las galletas de mantequilla siempre salen bien y creo que todo el mundo le gustan. Pero en ocasiones, por diferentes motivos no es recomendable o no queremos comer mantequilla. En este caso la margarina es una buena opción. Actualmente hay margarinas de muy buena calidad elaboradas a partir de elementos vegetales como el aceite de oliva o de maíz. 
La receta de hoy es una adaptación de las galletas de mantequilla  elaboradas con margarina y además están enriquecidas con pepitas de chocolate y nueces. Podéis cambiar las nueces por láminas de almendra o avellanas, esto lo dejo a vuestro gusto.
Con las cantidades que os pongo salen entre 15 y 20 galletas, dependiendo del tamaño.






Ingredientes 

1 huevo
200 g de harina
100 g de margarina
125 g de azúcar
60 g de nueces, almendras o avellanas (yo las he hecho con nueces)
60 g de pepitas de chocolate
1/2 sobre de levadura Royal 

Preparación

La margarina debe estar a temperatura ambiente, tipo pomada. Si está más sólida atemperarla con el microondas a mínima temperatura. Las nueces, almendras o avellanas deben estar troceadas, pero no trituradas para que se noten los trozos al comer las galletas. 
Colocar la harina con la levadura en un bol. Añadir el huevo batido, el azúcar y la margarina. Mezclar todo bien con una espátula panadera, con una cuchara o similar. Cuando todo está mezclado amasar con las manos hasta que todo quede integrado. Añadir las nueces, almendras o avellanas y las pepitas de chocolate y seguir amasamos un poco más. 
Si hace calor la masa quedará muy blanda y habrá que ponerla un rato en el frigo, pero lo normal es que quede con una textura suficiente para hacer las cookies sin dificultad. Para ello hay que hacer bolitas y después aplastarlas dándoles forma redonda y dejándolas del tamaño que nos guste. Lo mas bonito es que no queden todas iguales, les da un aire casero muy apetitoso. Tampoco deben ser muy finas para que queden un poco blanditas por dentro y crujientes por fuera. Poner en un abandeja de horno cubierta con papel de hornear. No es necesario separarlas excesivamente porque crecen muy poco.
Meter al horno precalentado a 200º durante 12-15 minutos. Vigilar porque se hacen muy rápido y si son finas se hacen enseguida.

23 marzo 2016

Torrijas caramelizadas (Light)

Las torrijas son un dulce típico de Semana Santa. A mi madre le salen buenísimas y hace un tiempo publiqué una receta de torrijas tradicionales (puedes verla aqui).
La receta de hoy es muy fácil de hacer y son más light porque no son fritas y tampoco llevan huevo, pero tienen el sabor clásico de las torrijas. Vi la receta en un blog y dejé un comentario a su autora diciendo que las haría. Sin embargo, no puedo informarle de esto porque no recuerdo el nombre del blog. Amiga, discúlpame y gracias por la receta.
Como utensilio adicional necesitamos un soplete, pero si no tenéis podéis caramelizarlas en el grill de horno.



Ingredientes

Pan de dias anteriores
Leche
Canela en rama
Azúcar
Peladura de limón

Preparación

Preparararemos el pan de dias anteriores en cortadas. En mi caso ha sido pan de barra normal, pero la receta que yo habia visto estaba hecha con pan de molde, que se había dejado endurecer un poco. Ponemos en un cazo leche suficiente para empapar el pan que tengamos preparado, añadimos una peladura de limón, un palo de canela y unas cucharadas de azúcar ( a gusto). Calentamos hasta el momento de hervir y retiramos del fuego. Lo dejamos infusionando hasta que esté frío. Cuanto más tiempo tengamos la eche con la canela y el limón, más sabor tomará. Colamos la leche para que quede limpia de cualquier resto de canela o limón.
Mojamo las cortadas de pan en la leche tratando que queden bien empapadas y las dejamos exurrir en una rejilla durante unos minutos. Las colocamos en elplato o fuente donde las vayamos a servir y ponemos unas cucharadas de azúcas por encima. Con el soplete calentamos el azúcar hasta que quede caramelizado.











13 marzo 2016

Arroz meloso con pulpo

Aunque soy manchega y lo he dicho miles de veces, vivo en Valencia desde hace muchos años. A veces me preguntan si es verdad que en Valencia se come paella todos los fines de semana y mi primer pensamiento es decir que en la mayoría de las casas es así. Pero pensándolo bien, en Valencia se comen arroces buenísimos y cada vez hay nuevas combinaciones. Hoy os traigo una receta de arroz meloso con pulpo. Si os gusta seco o con más caldo, no tenéis más que adaptar la receta. El pulpo actualmente es muy habitual y lo podemos comprar ya cocido en la pescadería. También lo venden envasado al vacío y refrigerado. En cualquier caso, no hay que cocinarlo porque ya viene preparado. El secreto de este arroz está en el caldo. Ya os he contado en otras entradas que en casa hacemos una olla de caldo de verduras al principio de semana y tenemos caldo para varios días, incluso congelamos. Para este arroz, viene de perlas.




Ingredientes (2 personas)

2 patas de pulpo ya cocidas (puede ser comprada del día o envasado al vacío)
1/2 pimiento rojo
6 ajetes tiernos
Un puñadito de guisantes (pueden ser congelados)
6 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de tomate frito
Caldo de verduras
2 tazas de arroz

Preparación

Primeramente cortaremos los ajetes en trozos de unos 3-4 cm. sin utilizar la parte más verde de los mismos. Pondremos en una sartén honda el aceite y cuando está caliente freiremos los ajetes cortados a trozos y el pimiento cortado a trocitos pequeños. Cuando están casi fritos añadiremos los guisantes y sofreiremos un poco. Finamente añadiremos el tomate frito, el caldo de verdura (aproximadamente 6 tazas) y el pulpo cortado en rodajas. Cuando comienza a hervir añadiremos el arroz y dejaremos cocer entre 10-15 minutos, dependiendo del tipo de arroz. Vigilaremos el caldo y añadiremos si es necesario, para dejarlo a nuestro gusto.

08 marzo 2016

Tarta de piña al revés (intolerantes a la lactosa)

El nombre de esta tarta se debe a que la presentación es la inversa de la mayoría de las tartas. La parte bonita es la de abajo y por eso se le da la vuelta. Aunque es un bizcocho muy jugoso por la piña, se puede hacer más bañándolo con almíbar de piña. Yo no lo he hecho porque en casa lo tomamos en el desayuno. Es especial para intolerantes a la lactosa. No lleva leche ni mantequilla.
Os muestro diferentes momentos de la tarta.

Así sale la tarta del horno:



Y así queda al darle la vuelta


 Tras añadirle el azúcar glas




Y una variación poniéndole también melocotón


Ingredientes

180 g. de azúcar
180 g de harina
4 huevos
1 bote de piña en rodajas al natural (de 1/2 kilo)
1 sobre de lavadura
azúcar glas (opcional para decorar)
aceite para engrasar el molde

Preparación

Poner los huevos en un bol con el azúcar y batir con la máquina de varillas o a mano hasta que la mezcla ha doblado su volumen y está blanquecina. Añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos integrando todos los ingredientes.
Engrasamos el molde ligeramente con aceite o si queremos con mantequilla. Escurrimos las rodajas de piña en un colador. La cortamos en dos trozos y las ponemos en el fondo del molde, en la disposición que nos guste. Yo las he cortado e mitades y las he puesto haciendo una flor. Otras veces las corto en trozos más pequeños para que la tarta sea más fácil de cortar después. Ponemos la mitad de la masa sobre la piña y volvemos aponer otra tanda de piña. Finalmente echamos el resto de la masa cubriéndolo todo. Esta segunda tanda de piña si que es conveniente ponerla en trocitos pequeños. No debemos mover mucho el molde ya que lo bonito es que la piña del fondo quede totalmente a la vista y si movemos mucho la masa se filtra y tapará las rodajas de piña. 
La pondremos en el horno a 180º 35 minutos aproximadamente. dejamos enfriar y sacamos la tarta colocándola del revés, con la piña en la parte superior. Cuando está totalmente fría se puede poner azúcar glas. Y si queremos más jugosa, pondremos el caldo de la piña al fuego con una cucharada de azúcar hasta hacer un almíbar con el que bañar la tarta.

03 marzo 2016

Reciclando sabores: puré de lentejas

Marisa y Rosalia son dos blogueras de la cocina que han lanzado el reto "Reciclando Sabores" se trata de promocionar la cocina de aprovechamiento y dar segundas oportunidades a los que ellas llaman "tristes de la cocina" y que no son mas que esos restos que guardamos, por costumbre, que llegan a acumularse en el congelador o los estantes del frigo y que a veces, en contra de nuestra voluntad, tenemos que tirar a la basura, con gran dolor de corazón. No hay que tirar nada, todo se puede aprovechar y con este reto vamos a demostrarlo, al menos una vez al mes.
En mi caso, la propuesta del mes de marzo es un puré de lentejas que en mi casa se come de toda la vida. Cuando hacemos lentejas, a veces ya preparamos mas de las que vamos a comernos con la finalidad de hacer este puré unos dias mas tarde.  Aunque sobren pocas, no importa, yo las guardo y algún dia que como sola, me solucionan el primer plato.
He publicado ya algunas recetas de lentejas (ver en el indice del blog) y cualquiera de ellas puede servirnos para hacer este puré. Normalmente tengo las lentejas sobrantes congeladas y cuando quiero hacer el puré las saco del congelador la nocha anterior y listo. La rapidez de esta estrategia también es una de sus ventajas.
  




Ingredientes
Lentejas ya cocinadas de una ocasión anterior
1 huevo
Un trozo de queso emental

Preparación
Una vez tenemos las lentejas disponibles no hay mas que cocer el huevo y cortar el trozo de queso emental en taquitos pequeños. Se trituran las lentejas, que como ya estan cocinadas seguramente contengan verdura y estarán condimentadas por lo que no es necesario añadir nada. Una vez trituradas se sirven y cuando están en el plato, se ralla el huevo cocido y se añaden los taquitos de queso emental.   ¡Deliciosas!