18 diciembre 2012

Caldereta de salmón

Seguimos sacando partido de la "supercazuela" de aluminio fundido. Esta vez con una caldereta de salmón. Podéis hacerla con otro pescado, pero teniendo en cuenta siempre los tiempos de cocción.




Ingredientes (4 personas)

1200 g de salmón fresco (aproximadamente 300 g por persona)
1 cebolla mediana
1 pimiento rojo mediano
4 ajos
4 patatas pequeñas
1 vasito de aceite de oliva
1 chorrito de vino blanco
sal, pimienta y eneldo

Preparación

Poner en una sartén grande el aceite y cuando está caliente freír el salmón cortado en tacos. Se ponen por un lado y cuando están fritos se da la vuelta con cuidado y se fríen por el otro. Sacar el salmón de la sartén y reservar en un plato. Freír en el mismo aceite los ajos, cuando están fritos sacarlos de la sartén y tirarlos. Ya han dejado el sabor y no se cocinan con lo demás. Freír ahora la cebolla y el pimiento cortado a trocitos.
Añadir al sofrito de cebolla y pimiento un chorrito de vino blanco, dos vasos de agua y las patatas cortadas s trozos de tamaño medio-pequeño. Añadir sal a gusto, pimienta y eneldo. Dejarlo hervir durante 15 minutos a fuego medio. Vigilar el caldo y si se queda seco ir añadiendo poco a poco. Cuando ha pasado este tiempo las patatas deben estar cocidas pero si no es así dejar un poco más. Añadir el salmón que previamente habíamos frito. Tapar la sartén y dejar unos minutos a fuego medio-bajo para que el salmón se impregne del sabor de la verdura. En este momento no hay que remover, sino que hay que hacer movimientos con la sartén para que todo se integre bien.

12 diciembre 2012

Mermelada de calabaza

Esta temporada parecemos hormiguitas llenando la despensa para el invierno. Con la gran cosecha de calabazas hemos hecho multitud de recetas; algunas que ya hemos publicado y otras que presentaremos próximamente.
Ahora le toca el turno a otra mermelada, de calabaza. Si os dais un paseo por los blog de cocina más conocidos encontrareis diferentes recetas de esta mermelada, pero a mi me gusta esta especialmente porque ya me conozco los trucos para que la mermelada salga a mi gusto.
Como vais a comprobar es muy fácil de hacer y el secreto para que quede "estupenda" está en que la calabaza sea dulce. A veces la calabaza es un poco sosa y la mermelada sabe dulce por el azúcar pero no destaca el sabor de calabaza. Este año, afortunadamente, las calabazas son dulces y sabrosas con lo cual la mermelada esta "divina".

 




Ingredientes

2 Kg de calabaza pelada y limpia de semillas (cantidad de calabaza puede variar, respetando la proporción de azúcar)
400 g de azúcar blanco
400 g de azúcar moreno. Si la calabaza no es muy dulce se puede poner 100 g más de azúcar moreno)
1 limón
2 palos de canela en rama




Preparación.

Pelar y limpiar de pepitas la calabaza. Esto puede costar un poco porque la piel es bastante dura. Pesar la cantidad deseada. Cortar en trozos pequeños y ponerlos en una cazuela haciendo capas: una capa de trocitos de calabaza, otra capa de azúcar y alternando el azúcar blanco y moreno. Dejar en reposo para que macere durante 8 horas. Trascurrido este tiempo la calabaza ha soltado su jugo y tiene bastante caldo. Añadimos el zumo de limón y los palos de canela enteros y ponemos al fuego. Cuando comienza a hervir bajamos el fuego a potencia media-baja tapando la cazuela. Dejaremos hervir durante una hora y cuarto, sin remover. Comprobaremos que la calabaza está blanda transcurrido este tiempo, pero si no es así dejar un poco más. Apartar del fuego y dejar enfriar un poco. Como posiblemente quedará mucho jugo, hay que quitarlo con un cacillo hasta que queda la calabaza solamente. En este momento sacaremos también los palos de canela. Damos vueltas con una cuchara grande removiendo enérgicamente para que la calabaza se triture. Si queremos que quede muy fina podemos pasar la trituradora, pero a mi me gustan los trocitos y con sólo dar unas vueltas con la cuchara, quedo estupenda. Si vemos que queda muy espesa podemos añadir un poco del jugo que hemos retirado. El que sobra podemos utilizarlo para calar una tarta o hacer un almíbar.





Dejaremos enfriar totalmente la mermelada antes de poner en frascos que una vez llenos y bien cerrados, para evitar que pase el aire, los pondremos al baño maría durante 20 minutos. Con esto podremos conservar la mermelada mas de un año.

05 diciembre 2012

Gratinado de patatas con bacalao

Este es un plato estupendo para comer en invierno. Los ingredientes fundamentales son patatas, bacalao y queso. Yo he hecho la receta básica, pero admite muchas variantes, como por ejemplo ponerle gambitas, huevo duro, trocitos de pimiento, etc.





Ingredientes

600 g. de patatas
300 g.  de bacalao desalado
3 cucharadas mantequilla
2 cucharadas de harina
1 vaso de leche
queso emental rallado
sal, pimienta y nuez moscada


Preparación

Se pelan las patatas y cuecen. Se dejan enfriar y después se cortan a rodajas. Otra opción es cortar en rodajas las patatas crudas y hacerlas al vapor. El procedimiento da igual pero debemos obtener las rodajas de patatas blanditas.
Por otro lado cocemos un poquito el bacalao ya desalado) o simplemente lo ponemos unos minutos al microondas y después lo desmigamos en trocitos tratando de sacar los trozos que de forma natural salen al romperlo.
Una vez tenemos patatas y bacalao dispuestos para colocar en el recipiente que vamos a meter al horno es el momento de hacer la bechamel. Ponemos la mantequilla en una sartén y cuando está fundida, añadimos la harina. Movemos bien para que la harina se fría en la mantequilla y cuando está dorada vamos añadiendo la leche poco a poco cuidando de deshacer todos los grumos que se forman. Dejamos a fuego lento  hasta que hierva y  añadimos sal, pimienta y nuez moscada. Sin dejar de remover dejaremos unos minutos hasta que obtengamoss una bechamel ligeramente espesa. Si quedan grupos podemos pasar la batidora y quedará muy suave y fina.

Colocaremos en el recipiente de horno una capa fina de bechamel, una capa de rodajas de patata y unos cuantos trocitos de bacalao y continuaremos haciendo capas hasta que terminemos de colocarlo todo. Al final debe quedar una capa de bechamel y sobre ella pondremos el queso rallado para que se funda.

Metemos al horno 180º durante 15 minutos.