27 abril 2012

Tiramisú

Para este fin de semana os propongo un tiramisú clásico. Se puede hacer de diferentes formas según el molde utilizado, hay quien lo hace cuadrado o rectangular y de poca altura. También se puede hacer más alto, utilizando un molde de plum kake (yo lo hago así). Incluso se pueden hacer tiramisus individuales utilizando vasos anchos. Las medidas que os propongo son aproximadas dependiendo de la cantidad que querais hacer y las capas de bizcocho y crema que querais poner.











Ingredientes

- 3 claras de huevo
- 3 yemas
- 100 gr de azúcar
- 400 gr de mascarpone
- Un paquete de bizcochitos, soletillas, galletas, etc. (Yo utilizo bizcochitos Dulcesol y los corto por la mitad a lo largo para que sean mas finitos)
- 200 gr de chocolate negro
- café recién hecho
- cacao en polvo para espolvorear.
- amaretto u otro licor (opcional)
(Se puede hacer menos cantidad considerando la mitad de las medidas de azúcar, mascarpone y chocolate y poniendo sólo 2 huevos)

Preparación

Para comenzar prepararemos una cafetera de café bien fuerte y lo dejamos enfriar.  Lo mejor es utilizar la cafetera clásica, no es necesario que sea un café cremoso exprés. Una vez frío el café, se puede añadir un chorrito de amaretto que le da un toque muy bueno, o elegir otro licor a nuestro gusto, pero esto es opcional.
Ahora hay que preparar la crema del tiramisú y liego hacer el montaje con los bizcochitos, galletas y soletillas. Para hacer la crema, en un recipiente grande se baten las yemas de los huevos con el azúcar hasta que tenga una consistencia espumosa y una vez conseguida la mezcla, se va añadiendo el queso mascarpone poco a poco y seguimos batiendo despacio para integrarlo todo. Por otro lado en un bol montamos las claras a punto de nieve. Una vez batidas se añaden a la mezcla anterior moviéndolo todo para conseguir una mezcla homogénea. Así ya tenemos preparada la crema del tiramisú.
Para el montaje final necesitamos un molde de la forma deseada (yo utilizo uno de plum kake) y para que podamos desmoldarlo bien yo le pongo un film de plástico del que utilizamos para envolver los alimentos. Procurar que quede sea bastante grande y sobre por los lados del molde. Eso permitirá que el tiramisú salga fácilmente cuando le demos la vuelta y además no quedará pegado al molde.
En el molde elegido, ponemos en el fondo una capa de bizcochos, galletas o soletillas empapados de café. Sobre ellos ponemos una capa de la crema de tiramisí que hemos preparado y rallamos chocolate negro por encima. repetimos cuantas veces queramos volviendo a poner una capa de bizcochos calados en café y encima una de crema y el chocolate rallado y así sucesivamente hasta terminar el molde o hasta que deseemos. Ponemos en la nevera unas horas para que quede consistente.
Cuando vayamos a comerlo, solo tenemos que desmoldar dándole la vuelta con lo cual nos quedará arriba, la capa de bizcochos que pusimos en el fondo. Ponemos por encima cacao en polvo o chocolate rallado para decorar.


20 abril 2012

Pasta "La Dama y el Vagabundo"





Esta receta entró en mi casa hace muchos años, cuando vimos la película "La Dama y el Vagabundo" de Disney. En un de las escenas, los perritos aparecen comiendo estos espagueti y a mi hijo le gustó la idea. No hubo mas que experimentar un poco y tuvimos la receta a nuestro gusto.
Por otro lado hay una película india que se titula "Un toque de canela" donde la matriarca de la familia examina las habilidades culinarias de su futura nuera viéndola preparar albóndigas. El hecho que determina si sabe o no cocinar albóndigas es "un toque de canela". Desde que vi esta película incluyo la canela en las albóndigas y les da un toque especial.
Como veis la receta que os propongo está muy relacionada con el cine.









Ingredientes:

1/2  kg de carne picada. A vuestro gusto (yo utilizo ternera y cerdo y a veces incluyo un poquito de  jamón serrano cortado con tijera muy pequeñito)
2 huevos,
Espagueti o tallarines
Salsa de tomate o tomate frito (puedes freír tu el tomate o comprarlo ya frito de alguna marca casera de calidad)
Aceite de oliva
Canela, sal, pimienta, nuez moscada
Pan rallado

Preparación:

Se sazona la carne picada y se añade un poco de pimienta, nuez moscada, canela y un chorrito de aceite. Se bate un huevo y se añade a esta mezcla tratando de que quede todo bien integrado. Como quedará una masa un poco blanda, añadir unas cucharadas de pan rallado y volver a amasar.
Preparar un plato con el otro huevo batido y un segundo plato con pan rallado. Poner una sartén al fuego con bastante aceite para freir. Con la masa de carne, ir haciendo bolitas pequeñas y pasarlas primero por huevo batido y luego por el pan rallado. Después freír en la sartén cuidando de dar vueltas a  menudo para evitar que se doren demasiado por un lado y nada por otros.
Mientras se van friendo las albóndigas, se prepara una salsa de tomate de manera muy fácil. Se pone el tomate frito en un recipiente apto para el fuego con unas cucharadas de agua, albahaca y orégano. Se deja hervir unos minutos y listo.
Se cuece la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante, se escurre y la tenemos lista para servir junto con la salsa de tomate y las albóndigas.











15 abril 2012

Mantecados de vino blanco



Supongo que esta receta se elabora en muchos lugares pero en la Mancha son bastante típicos estos mantecados de vino blanco. Normalmente los compramos en la panadería, pero hace un tiempo vi una receta en el blog de Virginia (ver aqui) y pensé probar. Hice un par de veces para ajustar las cantidades a mi gusto y finalmente conseguí hacerlos. Pensé que eran muy fáciles de hacer y sobre todo, que haciéndolos en casa quedarían más “saludables” que cuando los compras ya hechos.


El resultado es fantástico. Quedan unos mantecados suaves y esponjosos por dentro, casi hojaldrados debido a la manteca que llevan. No resultan empalagosos porque no llevan azúcar en la masa. De manera que te comes dos o tres sin enterarte.



Ingredientes

150 grs. de manteca de cerdo
100 ml. de aceite de girasol
100 ml. de vino blanco (vino de mesa, no debe ser vino dulce)
Harina de repostería
250 grs. de azúcar glas

Preparación

Calentar la manteca en el microondas hasta que quede líquida. Añadir el aceite y dejar enfriar (es muy importante este detalle ya que si la manteca está caliente los mantecados no quedarán esponjosos, sino secos). Cuando esta tibia la mezcla se comienza a poner harina poco a poco mezclándola bien. Hay que poner la harina que admita, hasta que la masa quede manejable y no se pegue a las manos. También es importante amasar bien durante un rato para que los mantecados queden hojaldrados por dentro. Una vez amasado se hace una bola y se lía con un film transparente y se pone un rato en la frigorífico. Esto hará que la masa quede más consistente y sea fácil hacer la forma de los mantecados.

Para hacer los mantecados podéis seguir las indicaciones que puse en la receta de las galletas de mantequilla (ver aqui). Veréis que fácil se hacen y como no se pegan a la encimera.

Una vez hechos los mantecados, se ponen al horno (180º) durante unos 20 minutos hasta que pierdan el color blanco de masa. No deben estar mucho tiempo ya que si se pasan quedan duros, no esperéis que queden dorados ya que esto indicará que están pasados de tiempo.
Una vez fuera del horno, dejaremos que se enfrien y despues los pasaremos por azúcar glas tratando de que queden bien impregnados. los iremos poniendo en una bandeja y finalmente espolvoreamos con más azúcar glas para que queden bien blancos por la parte superior.



Como siempre para que se conserven en buenas condiciones, podemos utilizar una caja metálica

05 abril 2012

Potaje de Semana Santa, de señoritos

El potaje es típico en semana Santa. Suele ser un plato contundente porque se comía en los dias de ayuno, con lo cual era la primera comida del día.
este potaje le hemos llamado de señoritos porque tiene algunso ingredientes de "distinción" hemos añadido langostinos o gambones y fideos, con lo cual se convierte en un plato muy completo ya que contiene legumbres, verdura, pasta y pescado.







Ingredientes
4 tazas de garbanzos (se pueden comprar ya cocidos)
4 ajos
1 patata grande
Medio pimiento rojo
Media cebolla
6 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de harina
1 cucharada de pimentón
8 langostinos o gambones
Sal
Fideos


Preparación


Los garbanzos deben ponerse a remojo el día anterior. Se ponen los garbanzos con agua en la olla exprés durante el tiempo que sea necesario, dependiendo si es una olla rápida o tradicional. No deben cocerse totalmente ya que luego añadiremos la patata y el sofrito y terminarán de cocerse.
Mientras van cociendo los garbanzos ponemos las 6 cucharadas de aceite en una sartén pequeña y se calienta hasta que empieza a salir humo. Se retira del fuego y se deja enfriar para evitar que salpiquen los ajos al echarlos. Echamos los ajos enteros, sin pelar (con un pequeño corte para que no exploten). Dejamos freír bien los ajos hasta que comienzan a ponerse negros. Sacamos los ajos y se tiran. En el aceite de freír los ajos se fríen los langostinos y una vez frutos se sacan de la sartén y se reservan en un plato. En el mismo aceite freímos la cebolla y el pimiento cortado a trozos pequeños. Una vez frito, añade la cucharada de harina y se dan unas vueltas para freírla un poco. Cerramos el fuego, y en el aceite que aun estará caliente, añadimos una cucharada de pimentón y removemos un poco para que se fría con el calor del aceite. Este es el sofrito típico del potaje.
Cuando los garbanzos están prácticamente cocidos abrimos la olla y añadimos la patata cortada a trocitos pequeños y todo el sofrito de la sartén con el aceite. Se pone más agua, si se ha consumido la de cocer los garbanzos, cuidando de no poner demasiado para que quede el caldo espeso (el agua debe cubrir ligeramente los ingredientes). Añadimos sal y dejamos cocer unos 10 minutos, hasta que la patata está cocida. Cuando está todo cocido, se añaden los langostinos y los fideos. Se deja hirviendo el tiempo recomendado por el fabricante de los fideos (suelen ser entre 2 y 4 minutos) y se va moviendo la olla cogiéndola de las asas y haciendo pequeños movimientos, pero sin meter la cuchara para que no se destrocen los langostinos. Pasado ese tiempo se cierra el fuego y se deja reposar unos 5 minutos.