28 septiembre 2010

Pechugas rebozadas con sopa de cebolla



Esta receta es de las que yo llamo "exprés" porque se hace en menos que canta un gallo. El único requisito es tener un sobre de sopa de cebolla. Lo demás, es lo mismo que hacer pechugas a la plancha o fritas. Sin embargo el resultado es totalmente diferente.

Ingredientes

Pechugas de pollo o pavo fileteadas finas
Un sobre de sopa de cebolla (de los que se utilizan para hacer sopa instantanea)
Aceite de oliva
Limón

Preparación

Se vierte el contenido del sobre de sopa de cebolla en un plato. Suele ser una mezcla de polvo y algunos trocitos de cebolla deshidratada. Se rebozan los filetes de pechuga, por ambos lados, en el contenido de la sopa de cebolla y se colocan en una fuente o bandeja de horno. Se añade un chorrito de aceite y el zumo de un limón sobre los filetes. Se pone al horno a temperatura media-alta (unos 180º), hasta que tenga un color tostado. El tiempo de horno dependerá del grosor de los filetes.
Si haceis pocos filetes os sobrará parte del sobre de sopa, que podeis reservar para la proxima vez.

20 septiembre 2010

Pasta Alexandra


Esta deliciosa pasta la tomamos casa de nuestra amiga Alexandra, en Lisboa. Por esta razón le hemos puesto su nombre. Se puede preparar con cualquier tipo de pasta larga. Ella la preparó con tagliatelle pero queda igualmente buena con spaghetti. Lo importante es que la pasta sea de calidad. Si queremos que quede al dente, hemos de elegir una pasta seca de trigo duro. Si la queremos más blandita, es recomendable la pasta fresca.

Ingredientes

Pasta larga (nidos o cintas, taglietelle, spaghetti, etc.)
Gambas o langostinos frescos
Tomatitos cherry
Ajos
Cilantro fresco (en su defecto perejil)
Aceite de oliva

Preparación

Se cuece la pasta siguiendo las indicaciones del fabricante. Mientras se está cociendo se pelan los ajos y se cortan en laminas gresas. Se cortan los tomatitos en dos trozos y se pelan las gambas. Se pone aceite de oliva en un wok (en su defecto en una sartén grande) y cuando esta caliente se echan los ajos. Cuando están un poco dorados se añaden las gambas peladas y se sofríe todo. Cuando las gambas están practicamente sofritas, se añaden el cilantro fresco y los tomatitos y se sofríen ligeramente. No es recomendable dar vueltas con la pala o la cuchara, porque se destrozan los tomates. Es mejor mover el wok o la sartén de las asas, para que todo se sofría bien. Sobre esta mezcla se echa la pasta ya cocida y escurrida y se mueve un poco para que el sofrito impregne la pasta.

Nota: Parte del éxito de esta receta está en las gambas o langostinos. Huir de las gambas peladas y congeladas, son poco sabrosas, quedan reducidas a la mínima expresión y sueltan gran cantidad de agua. Al sofreír las gambas, no hay que dejar que se frían mucho, para evitar que queden endurecidas.

16 septiembre 2010

Escalopines al estilo Zavatti


Esta receta esta dedicada a Mario, "eminentemente carnívoro"

En nuestra última visita a Roma, compartimos una agradable cena con nuestros amigos Zavatti. Además de una estupenda pasta, Raffaella preparó un plato de carne estupendo. En honor a ella le hemos denominado "al estilo Zavatti". La receta original esta hecha con vino italiano tipo Marsala, pero se puede sustituir por otro vino dulce como el Oporto, Predro Ximénez, etc.

Ingredientes
(dos personas)

4 Escalopines de lomo. También se pueden utilizar filetes de pechuga de pollo
1 vaso pequeño de vino (Marsala, Oporto, u otro vino dulce)
2 cucharadas de aceite de oliva
Harina para rebozar, romero, sal y pimienta

Preparación

Se colocan en una sartén las dos cucharadas de aceite. Mientras se calienta el aceite, se sazonan los escalopines (o filetes de pechuga) con sal y pimienta. Después, se pasan por harina y se ponen sobre el aceite de la sartén. Se espolvorean de romero y se dejan dorar un momento. Enseguida se dan la vuelta para dorarlos por la otra parte, poniendo también romero por esta segunda parte.
Una vez dorados, se añade el vaso de vino y se pone el fuego al mínimo para que vaya reduciendo el alcohol. En unos 5 ó 7 minutos está listo. Se colocan en una fuente y sobre los escalopines se vierte el caldo de la sartén, que aunque no es mucho, queda meloso por la harina del rebozado.

Precaución. No hay que excederse con el romero ya que no debe ocultar el sabor del vino

08 septiembre 2010

Tortilla de calabacín "ligth"




Uno de los inconvenientes de las tortillas es que suelen ser bastante calóricas, con lo cual no podemos excedernos en su consumo. Sobre todo algunas, como las de berenjena, cebolla o calabacín, que absorben mucho aceite al freir las verduras. Además, estas tortillas pueden quedar muy aceitosas resultando un poco fuertes.
Para evitar esto, os propongo un truco que hace las tortillas "ligth". El aspecto final de la tortilla es inmejorable y al paladar queda riquísima. Este truco no es recomendable en el caso de la tortilla de patatas ya que pierde calidad si las patatas no están fritas con abundante aceite. Sin embargo para otras, como la de calabacín, el truco es perfecto.
Consiste en sustituir la fritura de la verdura, por el microondas. La elaboracion final de la tortilla es igual que las del estilo tradicional, pero consume menos aceite.

Ingredientes (4 personas)

2 calabacines medianos
4 huevos
1/2 cucharada de aceite
sal

Elaboración

Se pelan los calabacines, se lavan y se cortan a rodajas finas colocándolos en una fuente apta para microondas y añadiendoles sal a gusto. Se ponen en el microondas, a potencia máxima, durante 8-9 minutos (dependiendo de la potencia del mismo) hasta que quedan blanditos.
Se baten los cuatro huevos y se añade una pizca de sal. Sobre ellos se pone el calabacín y se mezcla todo bien.
En una sarten antiadherente se pone 1/2 cucharada de aceite y se mueve para que quede distribuido por la superficie de la sartén quedando bien impregnada. Se echa la mezcla de calabacín y huevo y se deja cuajar a fuego lento dando la vuelta cuando se comprueba que está cuajada por un lado.

De esta manera, una tortilla que al estilo tradicional precisa mucho aceite para freir el calabacín, se elabora con muy poco aceite.

07 septiembre 2010

Visita a Pago de Tharsys y cena en casa





Hace unas semanas un grupo de amigos, visitamos la bodega de Pago de Tharsys, en Requena (Valencia). La denominación "Pago" indica que se trata de una bodega que no esta acogida bajo una denominación de origen, sino que elabora vinos de sus propios viñedos o de otros, pero bajo unos estándares de calidad impuestos por la propia bodega. Algunos pagos mantienen criterios de elaboración muy rigurosos y, sobre todo, esta opcion permite innovar y elaborar con estilo propio. Pago de Tharsys es una bodega familiar que tiene una producción bastante buena de vinos y cavas y cuida su elaboración. Algunos de sus cavas han obtenido premios nacionales e internacionales. Sin ambargo, la distribución no es muy buena y no es facil encontrarlos en el mercado.

La visita fue muy interesante. Además de mostrarnos las instalaciones, nos ofrecieron una cata de diferentes cavas. Como también tiene tienda, aprovechamos para hacernos con un buen arsenal de botellas.

Tras la visita a la bodega, hicimos un recorrido turístico por la ciudad de Requena para terminar en el restaurante Los Cubillos, donde comimos en un entorno muy muy original. Este restaurante tiene un comedor en una antigua cueva donde se puede disfrutar de la comida en un ambiete muy agradable. La comida es de buena calidad y tiene una excelente vinoteca.

Para probar el cava que compramos en Pago de Tharsys y algunos vinos que aportaron nuestros invitados, cenamos en casa para despedir el verano.
Cenamos en el patio con una temperatura estupenda. Aunque habia algunos niños, el grupo de adultos era de "nueve". Este dato es importante para comprender el estado en que nos fuimos a la cama, tras dar cuenta de las botellas que veis en la foto.
Tampoco estuvo mal el acompañamiento de chocolate que tomanos con los cavas.







Proximamente pondremos las notas de cata de algunos de los vinos de la cena.